Por Rene Muiños

Partición de palabras



El espaciado es la distancia entre las palabras. Su importancia es muy grande para el equilibrio óptico del párrafo y la facilidad de lectura de la línea. En general, el espaciado debe ser el menor posible que permita que no se liguen las palabras unas con otras, pero que posibilite el recorrido visual mínimo de una a otra, por lo que se recomienda un espaciado ideal de 1/3 pica. Esto evita también la formación de sectores blancos en el párrafo, tanto en el orden horizontal como vertical, lo cual le da al párrafo un aspecto desarticulado e incómodo de leer. Es por estas razones por las que no puede emplearse la justificación automática a ambos lados de la línea por el espaciado, sino que debe hacerse mediante la partición de palabras. Al autojustificarse un renglón sin partir palabras, lo que se produce es una alteración del espaciado regular, que introduce blancos viciosos, sobre todo cuando tienen que justificarse líneas que incluyen palabras extensas. Con la partición puede mantenerse al máximo posible el espaciado idóneo.

Se usará la partición como forma de justificación evitando más de dos particiones seguidas y que éstas constituyan más de las 2/3 partes de las líneas del párrafo.

La justificación es la alineación simétrica del párrafo a ambos márgenes y puede ser sin partición de palabras –cuyas inconveniencias ya mostramos- o con partición de palabras por la derecha, que será el tipo de justificación que se adoptará para todos los tipos de párrafos a continuación enumerados:
  1. párrafos de texto
  2. párrafos fuera de texto (citas)
  3. párrafos de apartados
  4. párrafos de la bibliografía

aunque otros elementos de la obra podrán llevar, por excepción, una justificación diferente.

La justificación sin partición no es profesional por sus repercusiones gráficas. Más común es la alineación del texto por la izquierda que, además de en originales, se emplea en la poesía y en los textos para niños, en niveles en los cuales éstos no han desarrollado aún la habilidad necesaria para leer correctamente una palabra partida.

Los títulos y encabezamientos de párrafos o cuerpo del texto nunca irán justificados a ambos márgenes, con partición de palabras o sin ella, el ancho de caja. En caso de extenderse más allá de la línea, se bajará una parte de sus componentes de forma manual buscando una proporción entre ambas líneas y no dejando nunca colgados elementos conjuntivos, preposiciones o monosílabos.

En los exergos y copetes no se debe partir palabras, ya que son unidades muy breves que pueden ajustarse manualmente con facilidad para mantener el aspecto de un bloque compacto.

Por ICER, Español 2, Bachillerato por Madurez

Ortografía. La división silábica



Afirmar que la palabra “amor” tiene dos sílabas es mucho más sencillo que definir lo que es una sílaba.

La sílaba, en nuestro idioma, tiene como unidad o núcleo una vocal, que por sí misma puede constituir una sílaba y hasta una palabra; sin embargo, es muy frecuente que en torno a una vocal haya consonantes que conforman sílabas. Ejemplo: tra - ba - jo.

Pero, también se da el caso de que en una misma sílaba hay varias vocales. En estos casos, el núcleo de la sílaba será la vocal en la que recaiga el acento.

Las consonantes que se adhieren a la vocal o núcleo para formar sílabas reciben el nombre de margen prenuclear y margen posnuclear según se hallen antes o después del núcleo de la sílaba: tren

En resumen: Podemos afirmar que la sílaba es la mínima combinación de fonemas o unidades distintivas de la palabra.

¿Qué es un fonema?
Para comprender mejor que la sílaba es la mínima combinación de fonemas, digamos que el fonema es un modelo mental del sonido que caracteriza a cada lengua. Por ejemplo “vibrar” tiene las letras v y b, que si bien son sonidos diferentes y se articulan diferente, corresponden al mismo modelo mental de quienes hablamos español. Con base en lo anterior, se puede afirmar entonces que b y v tienen el mismo fonema.

Características de la sílaba
  • La sílaba es un hecho fonético que no se relaciona con ninguna unidad de significado o contenido. Esto quiere decir que la sílaba pertenece exclusivamente a la expresión o secuencia de sonidos.
  • Dentro de la secuencia de sonidos o secuencia fónica, la sílaba es la combinación mínima y autónoma de fonemas.
  • La delimitación silábica entre consonantes o entre consonante y vocal está basada en principios estrictamente fonológicos.
  • Dentro de una misma palabra, la sílaba puede combinarse con acento, como en / ma . má / o / má . no /, o sin acento, como en / rá . ma /.
  • La sílaba posee valor fonético diferente según se considere aisladamente o en relación con otras palabras.
  • Ejemplo de lo anterior es la silabación de / ma . nuél / que es distintas en Manuel Vega, / ma . nuél . ve . ga / que en Manuel Aguilar, / ma . nuéla . gui . lar /.
  • Los fonemas representados por vocales pueden por sí solos conformar una sílaba: a . é . re . o
  • La sílaba, a su vez, puede constituir por sí misma palabra con significación: y / no / cal / muy
  • Sin embargo, los fonemas articulados como consonantes, solo pueden aparecer acompañados por vocal para constituir sílabas: li - bro / paz
  • Los finales de sílaba o coda, además de terminar en vocal, pueden hacerlo en consonantes d - z - s - n - l - r

También hay codas o finales diferentes de los anteriores que se han introducido recientemente, cuyos orígenes son diversos y que constituyen minoría en nuestra lengua: club - rosbif - cenit - sigzag - álbum - reloj.

Asimismo, hay palabras extranjeras de doble coda: vals, fans, surf

Resumen: La sílaba se organiza alrededor de un núcleo vocálico con márgenes prenucleares y posnucleares.

La división silábica

  1. Una sola consonante entre dos vocales, se une con la segunda sílaba. Ej. (ca-sa / a-gu-ja / re-ce-ta)
  2. Dado un grupo de consonantes iguales o diferentes entre dos vocales, la primera consonante se une a la vocal anterior y la segunda a la siguiente. Ej. (him-no / mag-ne-sia / ac-ce-so) Excepción: si la primera letra es p-b-f-k-g-t-d y la segunda es r o l ambas letras se mantienen unidas: Ej. (ca-bra / dre-na-je / pró-cer / gra-to / cli-ma / blu-sa / gla-cial / flo-jo)
  3. La consonante doble en la escritura responde a un solo fonema por lo que, para efectos de división silábica, se toma como una sola consonante. Ej. (tie-rra / ba-rro / hu-rra).
  4. La hache intercalada no altera la división silábica. Ej. (in-hu-ma-no / al-ba-ha-ca / des-hon-rar).
  5. En un grupo de tres consonantes, las primeras se unen a la vocal anterior la tercera a la siguiente pero, si las dos últimas consonantes forman los grupos: pl - bl - fl - cl - gl - pr - br - fr - tr - dr - er - gr, estos se unen a la vocal siguiente. Ej. (a-lon-dra / em-ble-ma).
  6. En un grupo de cuatro consonantes, las dos primeras se unen a la vocal anterior y las dos últimas a la siguiente. Ej. (ins-truc-ción / ads-crip-ción / trans-gre-dir).
  7. Una norma académica dice que en los casos de palabras formadas por prefijación (p.ej. coacción - desarreglo) o por composición (p. ej. nosotros) es potestivo, es decir, que es gusto personal, si se desea dividir la palabra separando sus componentes o no. Por lo anterior, habría dos maneras de hacerlo: Ej. (des-am-pa-ro de-sam-pa-ro / sub-a-fluen-te su-ba-fluen-te / nos-o-tros = no-so-tros). Sin embargo el criterio morfológico sí se aplica en algunos términos como: sub-lu-nar / sub-lin-gual / sub-te-rrá-ne-o.